A la par del anuncio sobre la aprobación del voto electrónico para los mexicanos que radican en el exterior por parte del consejo general en pleno del Instituto Nacional Electoral (INE), decenas de líderes de federaciones y clubes se comprometieron a cumplir el reto de empadronar a un millón de votantes para las elecciones intermedias del año 2021.

Lo anterior sucedió durante un foro de Acción Afirmativa en el Colegio del Este de Los Ángeles (ELAC), convocado por la apartidista Asociación Política Nacional (APN) llamada Fuerza Migrante que impulsa el millonario poblano Jaime Lucero.

Después de superar cuatro veces las trabas de quórum incompleto por parte del Comité de Vigilancia del INE, la agrupación quedó registrada ante dicho organismo.

La estrategia de la representación política se basa en la Acción Afirmativa y pretenden obtener 10 diputaciones y dos senadurías en el Congreso de la Unión. Es un recurso legal para darle trato preferencial a un sector de la población mexicana que ha sido marginado, como fue el caso de los indígenas y de los migrantes.

Las diputaciones corresponderían a representantes de los estados con mayor flujo de expulsión de migrantes a Estados Unidos: Estado de México, Chiapas, Guanajuato, Guerrero, Jalisco, Michoacán, Oaxaca, Puebla, Veracruz y  Zacatecas.

Decenas de líderes de federaciones y clubes mexicanos se comprometieron a empadronar a un millón de votantes para las elecciones intermedias del año 2021. (Jorge Macías)

“La diferencia entre la Asociación Política Nacional y un partido político es que nosotros no recibimos dinero del INE, ni podemos postular candidatos propios”, dijo Avelino Meza, coordinador binacional de Fuerza Migrante, a La Opinión. “Tendríamos que ir con algún partido político; era tentador haber obtenido el registro como partido político, pero se optó por mantener la autonomía del movimiento migrante y no marcarnos con tendencias políticas de cualquier índole”.

Aunque el enfoque de Fuerza Migrante es en el terreno político, económico y educativo, su visión es “trabajar con quien tenga agenda migrante”, aclaró Meza sobre la ideología política de la agrupación.

Durante el evento, Magali Sánchez-Hall, becaria comunitaria de UCLA propuso trabajar para el registro de un millón de votantes.

“Se gastaron 13.5 millones de dólares en el voto exterior y hubo 98,000 votos, y de estos 70,000 fueron de Estados Unidos”, dijo. “Es hora de que llevemos el esfuerzo a un gran siguiente paso”.

Por su parte, Raúl Murillo, fundador de la Federación de Chihuahuenses en Los Ángeles refutó las críticas a ese gasto  y expresó que “los mexicanos en el exterior no somos culpables, sino los métodos arcaicos que utilizaron [desde México] y que apuntan a que las organizaciones no quieren participar [en la vida política]”.

Anabella Bastida, Salvador García y María Luisa Arredondo durante el foro de Acción Afirmativa en el Este de LA. (Jorge Macías)

“Falta mucho por dar, pero en México los partidos políticos han estado cerrados, aun cuando nosotros luchamos por nuestros derechos”, dijo el chihuahuense. “Tenemos que seguir presionando a las instituciones políticas; agradecemos la apertura para la credencialización, pero hemos sido críticos de modelos que no funcionan, y si el INE ha decidido hacer el cambio a la credencialización y al voto electrónico, démosle un voto de confianza”.

En la actualidad, el voto electrónico se efectúa en países como Bélgica, Brasil, Estonia, Filipinas, India, Venezuela y Estados Unidos, aunque aquí de forma parcial.

En cambio, naciones que tienen prohibido el voto electrónico son Alemania, Finlandia, Holanda, Irlanda, Kazajistán, Noruega y Reino Unido.

En México, además del uso de la urna electrónica, las autoridades electorales deben contemplar la auditoría, certificación y transparencia del voto electrónico. Ello implicaría la verificación del sufragio a través de empresas independientes y de prestigio internacional.

Juan José Gutiérrez de la Coalición Derechos Plenos de los Inmigrantes de Los Ángeles dijo que siempre y cuando la estrategia política de Fuerza Migrante se enfoque en presionar a los partidos de México, para que acepten reconocer y aplicar el principio de Acción Afirmativa a los mexicanos en Estados Unidos, entonces, solo así se pudieran concretar escaños plurinominales.

“Pero si la estrategia tomará el camino de la constitución de un partido político, el resultado será catastrófico porque no se lograría nada en materia de representación política en el Congreso de México”.

En la elección federal 2021, se elegirá por primera vez a dos diputados migrantes, uno en representación de Jalisco, y otro en la Ciudad de México, de acuerdo a la constitución de ambas entidades.

Incluir a todos: Jaime Lucero

A sus 72 años de edad, el poblano Jaime Lucero dice que “ya no me queda mucha cuerda”, pero invita a sus connacionales mexicanos a hacer el trabajo, de luchar por tener representación política en su país, a través de la Acción Afirmativa y la Asociación Política Nacional “Fuerza Migrante”.

“Veámonos en un espejo y hagámonos justicia”, dijo el hombre que, de lavaplatos en un restaurante de Nueva York se encumbró a convertirse en un multimillonario y ser conocido como ‘El Rey de las Telas”. “Por eso les pido la confianza para poder impulsar este proceso [de Fuerza Migrante]; ahí cabemos todos porque es apasionante el programa de trabajo”.

Lucero, promotor de la iniciativa que pretende impulsar a las comunidades mexicanas que radican en Estados Unidos es incluyente.

“La idea es construir poder económico y político a través de la educación”, dijo. “A veces el entusiasmo nos juega una mala pasada, porque alguna vez escuché ‘llevas 32 años hablando de lo mismo, pero no hay avance”.

Esta vez, el planteamiento de Lucero parece tener un destino más alentador.

Raúl Hinojosa-Ojeda, profesor asociado en UCLA, dijo que cada sexenio se tiene un reto de cumplirle a los migrantes con la ampliación de representación política. (Jorge Macías)

Faltan mecanismos de inversión: Raúl Hinojosa

Raúl Hinojosa-Ojeda,  profesor asociado en el Departamento de Estudios Chicanos y Chicanos César E. Chávez de UCLA consideró que “es inevitable” que en cada sexenio y en cada gobierno de México se tiene “el reto histórico de cumplirle a los migrantes” con la ampliación de la representación política.

“Por si solos, los migrantes son una fuerza nacional, están creciendo más rápido que el mismo México, y en el concepto básico de una democracia es que haya representación por lo que contribuyen a la sociedad”, dijo el catedrático. “Los mexicanos de este lado de la frontera no solo contribuyen con remesas, sino que tienen una capacidad mucho más grande para el desarrollo de su país y que no están tomando en cuenta; muchos quieren ser inversionistas, retirarse allá y llevarse sus ahorros, pero no hay legislación ni mecanismos claros de cómo ofrecerles seguridad a sus inversiones que podrían ayudar en trillones de dólares al desarrollo de México”.

Abogar por los más vulnerables: Anabella Bastida

Anabella Bastida, directora ejecutiva del Consejo de Federaciones Mexicanas (COFEM) expuso en el foro que en los esfuerzos de Fuerza Migrante se tiene que impulsar a los jóvenes, para que ellos sean el sostén y la fuerza que impulse la Acción Afirmativa para la participación de los migrantes en la vida política de su país de nacimiento.

“En Estados Unidos somos más de 32.5 millones de inmigrantes y el 41% somos mexicanos o mexicoamericanos, y sabemos de la falta de representación”, declaró. “Pero también tenemos que abogar por los más vulnerables, los que carecen de documentos y no sabemos si hoy estaremos aquí o [deportados] en México”.

La periodista María Luisa Arredondo consideró que con la Acción Afirmativa, en el panorama futuro hay luz para los migrantes de origen mexicano de tener representación política.

“Esta iniciativa de Fuerza Migrante ha dado en el clavo con la Acción Afirmativa”, describió Arredondo. “Es un recurso legal para dar trato preferencial a grupos que han sido marginados; creo que esta iniciativa va a tener éxito porque el INE en 2017, le concedió la Acción Afirmativa a los grupos indígenas que históricamente también han sido marginados”.